Trastorno Por Déficit De Atención / Trastorno Por Déficit De Atención Con Hiperactividad

El TDA y TDAH (trastorno por déficit de atención / trastorno por déficit de atención e hiperactividad) a menudo aparece por primera vez en la infancia y puede continuar hasta la edad adulta. Esta condición puede afectar el desarrollo intelectual, social y psicológico. Aunque esta condición a menudo comienza en la infancia y la hiperactividad puede mejorar a medida que el niño se convierte en adolescente, los adolescentes y adultos pueden seguir experimentando falta de atención, habilidades deficientes de organización y pueden tener un control deficiente de los impulsos.

Hay tres presentaciones reconocidas:

  • Tipo hiperactivo- impulsivo: el niño a menudo se mueve nerviosamente, corre o se retuerce cuando se espera que este sentado, habla excesivamente, interrumpe a los demás, tiene problemas para esperar su turno.
  • Tipo inatento: el niño a menudo tiene problemas para concentrarse, se distrae fácilmente, comete errores por descuido, tiene problemas para completar las tareas.
  • Tipo combinado: el niño tiene síntomas tanto del tipo impulsivo hiperactivo como del tipo inatento.

DIAGNÓSTICO

No hay una prueba de sangre para diagnosticar el TDAH. A menudo los maestros, doctores y padres notan estos síntomas. Un especialista podrá confirmar este diagnóstico teniendo en cuenta una historia completa, adquiriendo observaciones de terceros, utilizando habilidades de calificación de comportamiento y síntomas y utilizando procedimientos extensivos de entrevista. A menudo el niño será remitido a pruebas neuropsicológicas, ya que esto proporcionará un perfil de función cerebral que puede ser útil para lograr adaptaciones académicas, de prueba y en el lugar de trabajo.

TRATAMIENTO

El tratamiento de TDAH puede incluir medicamentos, educación y capacitación, terapia o una combinación de tratamientos. La investigación muestra que el enfoque más efectivo es usar una combinación de estos enfoques. La medicación ayuda a normalizar la actividad cerebral y es, preferiblemente, recetada y controlada por un especialista. Estos medicamentos ayudan a reducir la hiperactividad, la impulsividad y ayudan al niño a concentrarse, trabajar y aprender. Los medicamentos utilizados en el TDAH pueden incluir: estimulantes, no estimulantes y antidepresivos. En la actualidad, ha habido una controversia en la cultura popular sobre el uso de medicamentos para tratar el TDAH; sin embargo, los medicamentos generalmente superan los riesgos en niños mayores de seis años y adolescentes. Los riesgos a largo plazo de TDAH, especialmente si no se trata, pueden incluir: desempleo, dificultades en la relación, abuso de sustancias.